Inicio | Especialidades | Oncologia | La detección oportuna para salvar vidas.

La detección oportuna para salvar vidas.

Por
La detección oportuna para salvar vidas.

Cáncer de mama, cérvico-uterino, colorrectal, de piel y de próstata, los más comunes.


·         Todos estos tipos de cáncer son prevenibles y tratables si se diagnostican a tiempo


 

Muchas enfermedades pueden evitarse, prevenirse o retrasarse con diagnóstico y tratamiento oportunos, el cáncer es una de ellas. 


El cáncer es una enfermedad en la que las células anormales del cuerpo comienzan a multiplicarse sin control, por lo que la detección temprana es la clave de la supervivencia de muchas personas; de ahí la importancia de conocer cuáles son los principales tipos de cáncer, sus factores de alerta y los exámenes para su detección.

 

Los distintos tipos de cáncer se identifican con el nombre de la zona del cuerpo donde inicia el crecimiento de las células anormales. La búsqueda de información para el autocuidado de la salud se presenta como una acción importante para la prevención. 


Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, el Instituto Carlos Slim de la Salud, invita a visitar su portal www.clikisalud.info en los apartados %u201CManuales%u201D y %u201CA veces sucede%u201D, donde brinda información sobre temas de salud de los que se debe estar pendiente de acuerdo a la edad de los hombres y las mujeres, incluyendo las principales señales de indicios de cáncer, así como recomendaciones para su temprana detección.

 

Los tipos más recurrentes en los que se presenta esta enfermedad son el cáncer de mama, de cuello uterino, de colon, de recto, de piel y de próstata.

 

El cáncer de mama es el más común en las mujeres. Se desconocen sus causas exactas, sin embargo se identifican los siguientes signos de alerta: aparición de un bulto en los senos o en la axila, endurecimiento o hinchazón de una parte de las mamas, secreción del pezón o cualquier cambio en el tamaño de la forma de los senos. La mejor forma para una detección oportuna es realizar la autoexploración cada mes así como una mastografía cada dos años desde los 35 años de edad y cada año después de los 50.

 

El cáncer de colon y de recto, también conocido como cáncer colorrectal, es el cuarto más común entre hombres y mujeres. Se da con más frecuencia en personas de 50 años o mayores y aumenta su riesgo con la edad. Algunos signos de alerta son: antecedentes familiares, pólipos, colitis ulcerativa, heces delgadas y con sangre, cambios en los hábitos intestinales y malestar estomacal continuo. Es posible no presentar síntomas en sus inicios, de modo que las pruebas médicas para detección en personas mayores de 50 años son importantes.

 

Otro tipo común de cáncer es el de piel, que puede ser de dos tipos: el melanoma, considerado el más grave, que se desarrolla en los melanocitos (células responsables de darle color a los ojos, piel y cabello) y el más frecuente, no melanoma. El cáncer de piel no melanoma puede identificarse a partir de diversas marcas en la piel como masas, manchas rojas, lunares o protuberancias y abscesos, también por úlceras que no logran sanar en un plazo de tres meses. La mejor forma para prevenir este cáncer es evitar la exposición sin protección y prolongada a los rayos solares, usar ropa que proteja y aplicar protector solar del número 30 ó mayor.

 

El cáncer de próstata  es frecuente después de los 70 años y no se conoce la causa exacta que lo origina. Factores como la dieta, el tabaquismo o infecciones no tratadas adecuadamente son considerados riesgosos. El síntoma más frecuente es la sensación de que no se ha orinado, cuando ya se hizo, lo que aumenta el número de veces que se va al baño. La mejor forma de prevenirlo es asistir a revisiones médicas para practicarse el tacto de la próstata y efectuar un examen de sangre llamado PSA (antígeno prostático).

 

Finalmente el cáncer de cuello uterino, ocasionado principalmente por el Virus del Papiloma Humano VPH. Este tipo de cáncer se presenta con más frecuencia en mujeres mayores de 30 años. Generalmente no muestra síntomas en su etapa inicial, pero es el tipo de cáncer femenino más fácil de prevenir al practicar la prueba Papanicolau, la cual ofrece un alto margen de precisión para su detección.

 

Es importante recordar que todos estos tipos de cáncer son prevenibles y tratables, siempre y cuando se diagnostiquen en una fase temprana y se traten adecuadamente.

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

5.00