Inicio | Noticias | La prioridad es la población sin seguridad laboral

La prioridad es la población sin seguridad laboral

Por
Fotos: Melissa Santos, Sandra Redmond, IMSS. Fotos: Melissa Santos, Sandra Redmond, IMSS.

Dra. Asa Ebba Christina Laurell, Subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, presente en SMAES 2019.

LaSalud.mx .- El análisis del fortalecimiento del primer nivel de atención de salud, fue uno de los grandes temas que se abordaron en el XVII Congreso Internacional Hospital del Futuro. “Re + Integrando la Atención en Salud”.

Correspondió a la doctora Asa Ebba Christina Laurell, Subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sector Salud, presentar un panorama sobre la salud en la Cuarta Transformación, en la que se plantea que en México se garantice cabalmente el Derecho a la Salud y que toda la población tenga servicios de salud y medicamentos gratuitos progresivamente.

En ese sentido, la subsecretaria resaltó que la prioridad es la población sin seguridad laboral. Para ello, explicó que se adopta un nuevo modelo denominado Modelo de Atención Primaria de Salud Integrada e Integral (APS-I Mx) con acceso efectivo, universal y equitativo.

También se plantea la federalización de los servicios para la población sin seguridad social, actividad que no implica una descentralización forzada, sino que será a elección de los estados asumirla, y además se propone la creación del Instituto de Salud para el Bienestar, que cumplirá el papel de prestador de servicios para población asegurada y abierta y que tardará en estructurarse porque se tiene que ir construyendo.

En su intervención aseguró que habrá una colaboración cada día mayor con la Secretaría de Salud, el IMSS el ISSSTE y los servicios de las fuerzas armadas, de tal manera que se construye un camino hacia un sistema único, público, equitativo y gratuito a finales del sexenio.

La particularidad de la APS-I Mx es que, apuesta a un primer nivel de atención muy fortalecido con redes integradas de servicios de salud, que permitan que los pacientes lleguen a los servicios requeridos dado su padecimiento, y que sea posible atenderlos en el mínimo plazo con la complejidad requerida, que puede ser ambulatoria u hospitalaria.

Subrayó que en el primer nivel de atención debe atenderse el 80 u 85 por ciento de los problemas, sin embargo, nadie lo está haciendo en México. “Si llegamos a resolver ese 80 u 85 por ciento, hemos tomado un paso muy importante hacia el mejoramiento del sistema de salud”, agregó.

Para ello indicó que es necesario conocer y resolver los servicios de salud por lo que en 18 estados se aplicó un censo de los servicios que ofrecen y que ha permitido recoger 850 variables de las unidades de primer nivel, y del orden de 1300 variables de los hospitales, es una metodología participativa, cuantitativa que provee información del propio personal que trabaja en las unidades de salud, y que desde un principio ha permitido involucrarlo.

Posteriormente se ha hecho exploración en campo, en conjunto con equipos mixtos de la Subsecretaría, las autoridades estatales y federales, y se ha realizado levantamiento en campo en seis estados y en rutas que incluyen pequeños centros de salud, centros de salud fortalecidos, los UNEMES (Unidades de Especialidades Médicas), que son unidades especializadas y los hospitales comunitarios, y posteriormente se levantará una auditoría médica en los hospitales con 30 camas o más.

Será necesario hacer un procedimiento sistemático para analizar el funcionamiento de los hospitales y revisar el tipo de cambio que será necesario aplicar. “Hemos encontrado hospitales construidos, abandonados, algunos terminados y con equipo sin desempacar, y lo que se ve claramente es que estas obras y ese equipo, es un testimonio fehaciente de la corrupción que ha prevalecido desafortunadamente en el sector salud durante mucho tiempo” puntualizó la funcionaria.

“Con base en ese diagnóstico estamos tomando decisiones sobre las mejoras de los servicios, y tenemos que hacer un proceso de mejoras sistemáticas para que empiecen a funcionar en todos los aspectos los servicios de salud. A corto plazo, pensamos dar mantenimiento, comprar mobiliario, instrumental y medicamentos para el primer nivel de atención.

“Hemos encontrado en varios estados que ni siquiera tienen escritorios, sillas, mesas de exploración. No han tenido mantenimiento durante los últimos 10 años. Encontramos en 11 estados, 42 centros de salud que no tienen agua, luz ni drenaje y entonces entendemos que estamos frente a un problema muy serio y tenemos que construir un camino de mejoras desde el primer nivel de atención.

También tenemos una falta grande de personal. Hemos observado que en las zonas periféricas generalmente es temporal o irregular, y una vez que está regularizado pide su cambio hacia los grandes centros urbanos. Hemos trabajado en el fortalecimiento del primer nivel de atención en un proyecto que tiene un financiamiento del orden de seis mil millones de pesos, que lo hemos aplicado en todos los estados, excepto en el Distrito Federal, proveniente del Fondo de Salud Prospera, y hemos hecho acuerdos con los estados para fortalecerlo en zonas de muy alta marginación, preferente para las zonas indígenas. Tendremos los primeros resultados y los analizaremos en diciembre”, añadió.

El modelo de atención en un primer nivel es en lo que se trabaja intensamente. Se ha iniciado con un trabajo transversal y que busca lograr la participación y organización de la comunidad en los servicios de primer nivel, con una base de educación, promoción y prevención y se definen las redes de atención en ese primer nivel entre las unidades pequeñas y las unidades fortalecidas para que se sepan cómo van a transitar los pacientes en el primer nivel para que lleguen a donde deban llegar y saber a dónde serán enviados para que reciban atención especializada.

Habló sobre la reorganización de los hospitales comunitarios y su conversión a centros donde se puedan atender partos, tengan laboratorios, rayos x, y atención de urgencias para luego poder canalizarlos a niveles superiores.

“Estamos haciendo una definición de la capacidad resolutiva por tipo de unidad, qué tipo de personal, o qué equipo de salud debe tener cada centro de salud u hospital comunitario y cuál es la educación continua y capacitación que requieren ya que se ha encontrado médicos generales que se graduaron hace 25 años y no han vuelto a estudiar desde que dejaron la escuela de medicina.

“También estamos haciendo una definición del cuadro de medicamentos e insumos que deben tener, instrumental, equipo y una definición de padecimientos prioritarios e indicadores que se utilizan para dar seguimiento al trabajo del primer nivel de atención para tener un seguimiento sistemático. No vamos a tener éxito si solo vamos a dar mantenimiento una vez y si no damos el seguimiento al funcionamiento a los centros de salud”.

Por último, en su ponencia presentada en el XVII Congreso Internacional Hospital del Futuro, la doctora Asa Ebba Christina Laurell concluyó que se está redefiniendo el papel de la jurisdicción sanitaria. “Constituiremos los distritos de salud que sustituirán a las jurisdicciones sanitarias que se han convertido en una instancia burocrática. Habrá una coordinación de centros y clínicas que pertenecen al territorio de influencia, y una coordinación de redes de primer nivel para hacer la vigilancia epidemiológica y la epidemiología de campo, y además coordinar referencia y contra referencia entre el distrito de salud y niveles de mayor nivel”.

Etiquetado como:

Salud, Congreso, Secretaria de Salud, Hospital, SSA, CHRISTINA LAURELL, smaes, arquitectos, futuro
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato