Inicio | Noticias | Epilepsia en la vida diaria

Epilepsia en la vida diaria

Por
Epilepsia en la vida diaria

Por Dra. Lilia Núñez Orozco, Neurologa

La epilepsia, es un problema neurológico frecuente que afecta a casi el 2% de la población en México y el mundo. Si bien, constituye un problema de salud ycomo padecimiento reviste dificultades en el diagnóstico y el tratamiento, sus repercusiones psicológicas y sociales son mayores y más difíciles de tratar.

Estas dificultades provienen de las ideas equivocadas que rodean a la enfermedad y motivan estigma, rechazo social, restricciones infundadas y pérdida de la calidad de vida. El temor a presentar crisis que pudieran provocar complicaciones, que realmente pueden suceder, ocasiona sobreprotección hacia el paciente, a quien no se le deja realizar sus actividades solo. Ciertamente, las crisis son impredecibles y pueden significar un riesgo, pero la mayor parte de las ocasiones el riesgo está magnificado.

Por esta razón, la temática del simposio conmemorativo del Día Internacional de la Epilepsia, se enfocó a las actividades de la vida diaria y los 8 temas abordados fueron; Conceptos de la Epilepsia, Nutrición, Higiene, Actividades Físicas, Escuela, Trabajo, Sueño, Embarazo y Lactancia. Lo más relevante de cada uno se resume a continuación:

Conceptos de epilepsia.- La epilepsia es la presentación crónica y recurrente de crisis o ataques  que  ocurren por descargas neuronales desordenadas y  excesivas, que tienen causas diversas y manifestaciones clínicas variadas. La epilepsia ocasiona consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales. Para evitar estas consecuencias, es muy importante realizar un diagnóstico temprano y administrar el tratamiento efectivode manera oportuna. La identificación de las crisis no siempre es sencilla, pues hay crisis muy impactantes y conocidas, como la convulsión generalizada tónico- clónica, pero hay otras más que pudieran incluso pasar inadvertidas,   como   las    ausencias    (desconexiones de  pocos  segundos   de   duración)   o   sensaciones que  solamente  el  paciente   percibe   (fenómeno   de  lo ya vivido, visión de luces, audición de sonidos o susurros, percepción  de  sensaciones  abdominales  o en alguna parte del cuerpo, etc.). Cualquiera que sea la manifestación, la manera de presentarse en el paciente es similar, ocurren bruscamente, tienen una corta duración (pocos segundos a dos minutos) y se recuperan a la normalidad.

El tratamiento se lleva a cabo con medicamentos antiepilépticos que se eligen de acuerdo al tipo de crisis y se prescriben a dosis apropiada, horario puntual de acuerdo al tiempo de eliminación de cada medicamento y se mantienen por un periodo no menor  a  cuatro años después de la última crisis. El tratamiento con medicamentos se complementa de manera importante evitando factores que favorezcan la aparición de estas crisis, como estrés excesivo, horas insuficientes de sueño, consumo de bebidas estimulantes o ayunos prolongados. Las crisis  pueden  implicar  riesgos,  pero es importante vivir sin temores excesivos y realizando adecuadamente las actividades de la vida diaria para evitarlos y no pasar al extremo de restricciones excesivas que no tienen fundamento.

Nutrición.- La adecuada alimentación para mantener una buena salud general es muy importante, debe planificarse de acuerdo a la necesidad energética de cada persona y distribuirse en tres alimentos y alguna colación si es necesario, para mantener un peso apropiado. Algunos pacientes con epilepsias muy severas de la niñez pueden mejorar con una dieta especial denominada dieta cetogénica, en la que se restringen los carbohidratos y se incrementa la ingesta de proteínas y grasas, lo cual modifica aspectos del metabolismo que se ha visto reducen crisis.

Actividades físicas.- Las personas con epilepsia pueden realizar  actividades  deportivas  de  bajo  riesgo,   pero se contraindican los deportes extremos, ya que estos significan posibles traumas en la cabeza  o riesgo  para  la vida en el caso de perder la noción practicándolos. La actividad deportiva es deseable para mantener la salud general y no debe evitarse su práctica por la falsa creencia de que provoque crisis. Las actividades diarias en casa pueden significar algún riesgo por lo que se recomienda que se implementen algunas modificaciones, como barras en el baño, tener la apertura de la puerta del baño hacia fuera y no ponerle seguro al usarlo. En la cocina utilizar utensilios irrompibles, cocinar en las hornillas de atrás y poner las sartenes u ollas con los mangos hacia atrás. Usar preferentemente el horno en vez de la estufa. Colocar protectores en las esquinas de los muebles para minimizar consecuencias de posibles golpes.

Escuela.- La educación es indispensable para todas las personas, pues es la manera de prepararles para la vida productiva e independiente. La epilepsia no es motivo de exclusión de la escuela pero es necesario adecuarla en caso de que exista una discapacidad intelectual además de la epilepsia.

Trabajo.- Necesario para lograr la independencia económica, reforzar la autoestima y hacer sentir a la persona útil y productiva. La epilepsia ha sido motivo  de despido injustificado o de dificultad para obtener

Sueño.- El sueño es indispensable para que el cerebro mantenga un funcionamiento adecuado. Dormir apropiadamente las horas necesarias es una medida que contribuye a mantener un mejor control mejor  de  las crisis epilépticas. Hay algunos trastornos del sueño que se presentan en diversas  enfermedades  neurológicas  como la epilepsia y es necesario identificarlos para corregirlos y contribuir a un mejor control.

Embarazo y lactancia.- La mujer con epilepsia puede lograr embarazos exitosos. Lo ideal es planificar el embarazo con su neurólogo tratante para trabajar en el mejor control y en la elección de medicamentos de bajo riesgo de afectación en el desarrollo del bebé. Si esto no es posible se debe mantener el medicamento que mejor controle a la paciente aunque signifique un cierto riesgo en el bebé. El descontrol de la epilepsia durante el embarazo es más dañino para el bebé que el uso de medicamentos. La vía de nacimiento  se decide de acuerdo a la condición obstétrica. La lactancia es saludable para el bebé y si bien los medicamentos pueden pasar en poca cantidad hacia la leche, no hay contraindicación para la lactancia. Se recomienda que el medicamento se tome después de lactar al bebé, lo cual reduce aun más la cantidad que puede pasar a la leche.

En conclusión, las actividades diarias tan diversas que realiza cualquier persona, se pueden desarrollar adecuadamente en quienes padecen epilepsia, solamente con algunas precauciones razonables. La información acerca de la epilepsia misma, su control y sus cuidados, permitirá a quienes la padecen, tener una buena calidad de vida.

Este artículo se publicó en la versión impresa de Sanamente.mx y LaSalud.mx, en Milenio Diario e Instituciones de Salud, puede consultar la Edición Digitalizada en https://issuu.com/grupo-mundodehoy/docs/marzo_2018_-_sanamente.mx_-_edici_n

 

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

Neurologia, epilepsia, dralilianuñezorozco

Califica este artículo

0