Inicio | Noticias | Especialidades | Oftalmologia | Existen pocas estadísticas nacionales sobre la salud visual de los mexicanos.

Existen pocas estadísticas nacionales sobre la salud visual de los mexicanos.

Por
Existen pocas estadísticas nacionales sobre la salud visual de los mexicanos.

Exigen mayor información sobre la salud visual de los mexicanos

LaSalud.mx.- El próximo 13 de octubre la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB, por sus siglas en inglés) convoca a la comunidad global a conmemorar el Día Mundial de la Visión, con la idea de que en cada nación se enfoquen los esfuerzos encaminados a atender a sectores vulnerables de sus comunidades. El Consejo Optometría México se une a este movimiento y alerta sobre la falta de información en relación a la salud visual de los mexicanos y exhorta a la población a realizarse exámenes completos en esta materia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen en el planeta 285 millones de personas con alguna discapacidad visual, en las cuales los errores de refracción son los problemas más frecuentes; sin embargo, por desconocimiento y falta de recursos, muchos de estos casos no son corregidos oportunamente. En México, los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) revelan que tan sólo el 53.4% de los consultados se ha realizado un examen de la vista y únicamente 17.7% usa algún tipo de anteojos.

Leticia Sánchez, Licenciada en Optometría por el Instituto Politécnico Nacional y profesora del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud, Unidad Santo Tomás del Instituto Politécnico Nacional, considera que “es necesario realizar estadísticas específicas de los problemas visuales que afectan a nuestra población y conocer las zonas más afectadas para poder desarrollar un plan de salud visual y atender estos problemas, principalmente en zonas marginadas”. En nuestro país se tienen pocas estadísticas nacionales sobre la salud visual de los mexicanos y el uso de lentes, las cuales son obtenidas principalmente a través de sondeos.

En la Encuesta Nacional de Hogares 2014, realizada por el INEGI, 16.9 millones de mexicanos reconocieron tener algún problema visual y cerca de 3.5 millones manifestó ver muy poco o nada. De las personas con alguna dificultad visual, 39.6% declaró usar lentes, 45.2% dijo que ve con mucha dificultad, y sólo 16.5% de la población, con una afección grave, afirmó utilizar lentes.

Leticia Sánchez señala que, ante este panorama, es trascendental para la salud visual de los mexicanos concientizar a la población de la importancia de hacerse una revisión completa, por lo menos una vez al año. “El Licenciado en Optometría es la primera línea de atención en problemas de la vista, y quien puede dar un diagnóstico oportuno en caso de requerir una corrección de problemas de refracción o bien canalizar con un especialista adecuado”, explica la profesional en salud visual.

Atención temprana, esencial para la salud de los menores de edad

Por otro lado, el Consejo Optometría México reconoce en la población infantil a un grupo vulnerable a padecer problemas de refracción fácilmente corregibles. De acuerdo con la Ley General de Salud, a partir de la cuarta semana de nacimiento deben realizarse exámenes al neonato para la detección de malformaciones oculares y, en caso de que no se detecten, las revisiones anuales tienen que comenzar a partir de los tres años de edad. “Justo después del nacimiento el médico neonatólogo determinará la integridad de las estructuras oculares del pequeño y, posteriormente, dentro de los primeros meses de vida y los años subsecuentes es labor del Licenciado en Optometría realizar una evaluación completa del funcionamiento visual para la oportuna detección de alteraciones”, asegura Luis Antonio González, Licenciado en Optometría por la UNAM y jefe de la licenciatura en el Instituto de Estudios Superiores Sor Juana Inés de la Cruz.

Entre las afecciones que pueden presentar los pequeños y que son corregibles si se detectan a tiempo están:

•Retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés). Como su nombre lo indica, es una enfermedad que se presenta en bebés prematuros. Se trata de un desarrollo anormal de las venas y arterias que alimentan la capa interna del ojo o retina, que puede llegar a causar el desprendimiento de la misma y por consecuencia ceguera infantil.

•Retinoblastoma. Es un tumor maligno intraocular que se puede generar entre el nacimiento del infante y los seis años de edad. Es una de las principales causas de mortalidad infantil, pese a ser curable en el 95% de los casos, si es tratado oportunamente. Algunos de los síntomas pueden incluir estrabismo y leucocoria (pupila de color blanco).

•Catarata congénita. Se refiere a la opacidad del lente intraocular del ojo al momento del nacimiento. En este caso es necesaria una intervención quirúrgica, en el recién nacido, para colocar una lente artificial que sustituya al opaco.

•Errores de refracción. Son defectos de la visión corregibles con anteojos graduados. La OMS reporta que 13% de los niños en edad escolar padece algún tipo de error de refracción no corregido, lo que ocasiona un déficit en su desarrollo intelectual, motriz y social. Si no se trata en los primeros años de vida, el daño en la visión del niño podría no ser reversible.

Es por eso que Liliana Pérez, Licenciada en Optometría por la UNAM quien forma parte del Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana y del Instituto Nacional de Nutrición señala que “el desarrollo visual, pese a ser un proceso gradual, requiere atención pronta y cuidado por parte de especialistas. Debe estar en las manos de un profesional con cédula y licencia para la práctica de la Optometría”.

Ante esto, es compromiso del Consejo Optometría México promover la profesionalización en el cuidado de la salud visual y el fomento de su estudio en la población mexicana para poder tener un panorama completo de las necesidades del país. Asimismo invita a la ciudadanía a tener especial cuidado en este tema con los miembros más jóvenes de la sociedad. La atención temprana de los niños puede dar como resultado un desarrollo físico, intelectual y social, más adecuado, y con ello una mejora en su calidad de vida.

 
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0