Inicio | Alerta | Trombosis | El riesgo de tromboembolia aumenta con los viajes de más de cuatro horas

El riesgo de tromboembolia aumenta con los viajes de más de cuatro horas

Por
El riesgo de tromboembolia aumenta con los viajes de más de cuatro horas

Informa OMS sobre resultados de proyecto de investigación sobre trombosis y viajes

México D. F.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer los resultados de la primera fase de su proyecto de investigación sobre los peligros de los viajes (WRIGHT, por sus siglas en inglés). Los resultados muestran que el riesgo de tromboembolia venosa (TEV) aumenta aproximadamente al doble tras un viaje de cuatro o más horas de duración. La causa es el estancamiento de la sangre venosa debido a la inmovilidad prolongada, que puede facilitar su coagulación en el interior de las venas.

 

A pesar de estos datos, el riesgo absoluto de trombosis después de permanecer sentado e inmóvil durante más de cuatro horas sigue siendo relativamente bajo (en proporción de un caso por seis mil personas), aclaró la doctora Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

 

Las manifestaciones más frecuentes de la tromboembolia son la trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP). La TVP consiste en la formación de un coágulo sanguíneo (trombo) en una vena profunda, generalmente de las piernas; sus síntomas principaes son el dolor y tumefacción de la parte afectada.

 

La tromboembolia se produce cuando el trombo (o coágulo) de una TVP se desprende y migra hacia el pulmón, donde queda alojado, bloqueando el flujo sanguíneo. Los síntomas de este fenómeno, denominado embolia pulmonar, consisten en dolor torácico y dificultad para respirar. De no atenderse, la TEV puede producir la muerte.

 

De acuerdo con el proyecto de investigación, quienes hacen múltiples vuelos en un periodo corto de tiempo también corren mayor riesgo de TEV, debido a que el problema no desaparece completamente tras el viaje, sino que persiste durante unas cuatro semanas.

 

Otros factores que aumentan el riesgo de TEV durante los viajes son la obesidad, medir más de 1.90 o menos de 1.60 metros, el consumo de anticonceptivos orales y los trastornos hereditarios que aumentan la tendencia a la coagulación de la sangre.

 

Si bien esta fase del estudio no menciona medidas profilácticas frente a la TVP y la TEV, los expertos recomiendan a los viajeros hacer movimientos de flexión y extensión de los pies para estimular la circulación de la sangre en los músculos de la pantorrilla y evitar el estancamiento. Asimismo, los viajeros deben evitar el uso de ropas ajustadas.

 

El organismo señaló como necesario que las autoridades de transporte, aerolíneas y profesionales de la salud ofrezcan a los viajeros información adecuada sobre el riesgo de TEV. La segunda fase del proyecto estará dedicada a identificar medidas profilácticas eficaces contra la tromboembolia.

 

Un antecedente lamentable tuvo lugar en el año 2000, cuando la muerte de una joven inglesa aquejada de una embolia pulmonar tras un vuelo de larga duración procedente de Australia llamó la atención de los medios de comunicación y del público para el riesgo de trombosis en los viajes largos.

El Proyecto WRIGHT se inició tras una reunión consultiva de expertos organizada por la OMS en marzo de 2001. La primera fase ha sido financiada por el Gobierno del Reino Unido (Departamento de Transportes y Departamento de Salud) y la Comisión Europea.

 

Los estudios fueron realizados, bajo los auspicios de la OMS, por un grupo internacional de investigadores de las universidades de Leiden, Amsterdam, Leicester, Newcastle, Aberdeen y Lausana.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0