Inicio | Instituciones | OMS | Leche materna: el alimento para una vida saludable

Leche materna: el alimento para una vida saludable

Por
Leche materna: el alimento para una vida saludable

El primer alimento de bebé se debe de dar 30 minutos después de haber nacido.

El ser madre es uno de los sueños más anhelados por todas las mujeres y lo que viene con ello es un reto pero con un valor inigualable Al año nacen alrededor de 97.8 millones de bebés que esperan crecer de la forma más saludable. La lactancia materna es la clave para que un niño sano se desarrolle. Entre sus beneficios está una adecuada formación de las defensas inmunológicas y estabilidad emocional, así como una fuerte conexión entre madre e hijo que se da gracias a un químico llamado Oxitocina, generador de satisfacción y bienestar.

La lactancia, su importancia en cifras

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el primer alimento de bebé se debe de dar 30 minutos después de haber nacido, y alimentar exclusivamente de leche materna hasta los 6 meses. Después de esa etapa se pueden incorporar las papillas y alimentos más sólidos, hasta la edad de 2 años.

Lamentablemente sólo el 45% de los recién nacidos son amantados a partir de la primer hora de vida, si esta práctica aumentara, se reduciría en más de 20% la muerte en niños menores de 5 años, lo que demuestra que la lactancia es la forma más efectiva de evitar la muerte de los recién nacidos.

El Omega-3

El cuidado de la leche materna se debe de procurar desde el embarazo. Alimentarse bien y darle al cuerpo los nutrientes necesarios es fundamental para que el bebé reciba lo mejor al nacer. Es indispensable que la madre consuma DHA, un ácido graso de la familia de los Omega-3 que ayudará a la formación del bebé obteniéndolo de la placenta; y posteriormente al nacer, lo obtendrá de la leche materna, ayudándolo a su correcto desarrollo físico y mental.

Se recomienda que las mujeres embarazadas y los lactantes ingieran de 200-300 mg de omega-3 DHA. Naturalmente, que se encuentra en los pescados grasos o azules, como salmón, atún, arenque o sardina y en las algas de las que se alimentan estos pescados; sin embargo para aquellas mujeres que comúnmente no ingieren pescado, por temor a una posible contaminación o porque  padecen algún tipo de alergia, existen suplementos alimenticios o alimentos fortalecidos con omega-3 DHA.

Si la alimentación del bebé es mediante fórmula, se deben elegir las que están adicionadas con forma vegetal de DHA.

Si el bebé ingiere el DHA que necesita, el desarrollo del cerebro, agudeza visual y sistema nervioso estarán en perfectas condiciones. De igual forma ayudará a que su presión arterial disminuya, reduciendo el riesgo de alguna enfermedad cardiovascular a futuro. 


  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0